Se acerca la cumbre de ViñaLab

Ha sido un 2015 de arduo trabajo para nuestros guionistas ganadores y consultoras, y ya nos encontramos más cerca de finalizar esta nueva versión de ViñaLab, y obtener de este laboratorio seis historias chilenas de primer nivel, listas para ser convertidas en obras cinematográficas.

 

Después de una exitosa convocatoria donde recibimos numerosos trabajos provenientes de diversas ciudades de Chile y un exigente proceso de selección por parte de nuestro jurado, en Junio de este año dimos a conocer quienes fueron los seleccionados en este laboratorio. En seguida comenzó el proceso de trabajo: los guiones en versión 1.0 fueron enviados a Buenos Aires y Madrid, para ser revisados en profundidad por Mara Pescio (Argentina) y Alicia Luna (España), quienes elaboraron un cuerpo de observaciones de cada historia, para empezar la reescritura de cada una de las películas.

 

Según cuenta el Coordinador General de ViñaLab, Ricardo Vicuña, una vez los guionistas recibieron los aportes y sugerencias de cada consultora, comenzaron a realizar un proceso de revisión e integración de esos aportes en sus respectivas obras, y también a elaborar un nuevo material. “Ha sido un proceso complejo para nuestros ganadores, ya que algunas observaciones requirieron realizar cambios estructurales que demandaron importantes esfuerzos por parte de nuestros realizadores. Nuestras expertas han sido bien exigentes, porque el objetivo es llevar estas historias a estándares internacionales que les permitan tener mejores opciones dentro del mercado”.

 

Y en qué etapa se encuentra ahora ViñaLab?

 

“Los consultores ya tienen el nuevo material en sus manos y se encuentran elaborando una segunda revisión que dará sus frutos en las reuniones presenciales que se realizarán en la culminación del Laboratorio. En Noviembre, Mara y Alicia, viajarán a Viña del Mar, para trabajar en persona con cada uno de los realizadores a cargo de los proyectos cinematográficos en concurso. La idea es que sea una semana de trabajo productivo entre guionistas y expertos, que de cómo resultado seis historias de primer nivel; que sean creativas, pero sobre todo construidas en marcos estructurales y discursos sustentables que sean competitivos y hagan sentido a las audiencias”.

 

¿Con qué tipo de películas nos encontraremos al finalizar este concurso?

 

“Tratamos de abarcar el abanico más amplio de géneros y temáticas de acuerdo a las propuestas presentadas. Por tanto, esperamos que en la culminación de ViñaLab el cine chileno contará con nuevas obras de géneros como, ciencia ficción, que abordan temas como el terrorismo empresarial o zombies, o dramas psicológicos que tratan la realidad de la tercera edad en el país, de costumbrismo histórico, entre otro tipo de películas”.

El guionista detrás de Fellini

Fellini, Trieste y Pinelli

De izquierda a derecha: Federico Fellini, el actor Leopoldo Trieste y Tullio Pinelli

Nunca asistió a ningún rodaje pero es considerado como el artesano que fue capaz de dar forma sobre el papel a las visiones de Fellini, uno de los cineastas italianos más relevantes en la historia del cine mundial. Hablamos del guionista Tulio Pinelli, fiel compañero creativo de Federico Fellini, y quien junto al director formó parte de una de las más importantes corrientes cinematográficas, el neorrealismo a comienzos de los años 40`. Nada menos, ya que contribuyó a la escritura de los dos filmes considerados fundacionales de este movimiento: Roma, cittá aperta (1945) y Paisá ( 1946) de Roberto Rossellini.

Fellini y Tullio Pinelli se conocieron en Roma a finales de 1946. Pero antes ya se habían visto más de una vez en la productora Lux Film. Pinelli, abogado, había abandonado su profesión y se había trasladado a Roma con su mujer y sus cuatro hijos para vivir del cine como guionista. Al mismo tiempo, el futuro director de La Dolce Vita acudía con frecuencia a cobrar sus guiones, topándose en varias oportunidades con Pinelli: un señor esbelto, de perfil afilado, aire circunspecto y amabilísimo.

Un día, en un quiosco de Piazza Barberini, ambos se pararon a leer el mismo periódico. Tullio Pinelli, años después recordaba: “vi que el joven que leía el diario por la otra cara era el tal Fellini. Nos saludamos, empezamos a charlar y enseguida nos entendimos. Fue como un flechazo artístico. No tardamos en hablar el mismo lenguaje ( …) Dimos un paseo y luego fuimos a su casa, en Via Lutezia. Allí empezamos a pensar en una historia que era diametralmente opuesta a lo que entonces se estilaba: un humilde empleado que un día descubría que podía volar y saltaba por la ventana agitando los brazos. No era lo que se dice una historia neorrealista, y de hecho nadie la realizó”.

Tulio Pinelli era dramaturgo y llevaba mas de una década en ese entonces escribiendo para el teatro. Pero no fue ni su experiencia ni su aura de escritor dramático, que cautivaron a Fellini, sino el entendimiento mutuo y el que ambos compartían un fiel rechazo al naturalismo en la puesta en escena y una fascinación creciente por lo marginal y fantástico.

Poco tiempo de este encuentro, Fellini y Pinelli se pusieron a trabajar en extensas sesiones donde empezaron a brotar las mejores ideas. Fellini años después contó que trabajaban en más de un guión a la vez. Dedicaban las mañanas a los compromisos con Lattuada, Germi o Rossellini, y en las tardes realizaban guiones comerciales.

Es en estas jornadas donde escribieron juntos con la colaboración de Ennio Flaiano, la primera película que dirige Fellini con Alberto Lattuada, Luces de variedades (1950) y el primer filme en solitario El jeque blanco (1952). Más tarde La strada (1954), Almas sin conciencia (1955), Las noche de Cabiria (1957), La dolce vita (1960), Ocho y medio (1963) y Giulietta de los espíritus(1965).

Con Giulietta vino una larga separación profesional, hasta que se reencuentran cuando Fellini le pide que lea el guión de Ginger y Fred (1986) y en su última película, La voz de la luna (1990), veinte años después.

Refiriéndose a su labor, Pinelli años más tarde dijo : “ la labor del guionista hay que aceptarla como lo que es. Fellini era muy intransigente, pero las ventajas de colaborar con un genio compensaban de muchas cosas, de muchas renuncias y de muchas decepciones”, precisó Pinelli quien dice aprendió con el director italiano a amar el cine. Al mismo tiempo, Fellini aprendió con Tulio la importancia de un guión bien construido y diálogos bien escritos y reescritos con tiempo; un elemento de la cadena cinematográfica que Pinelli definía como “ritmo”.

“El guión no es solamente una continuidad de escenas, sino escenas unidas de cierta forma, con un cierto ritmo(… )Un ritmo. Es como componer música(…) La estructura es ante todo una función de la duración. Las escenas deben comenzar en un momento preciso, deben ser abordadas de cierta manera y terminar en un momento dado, pero el resultado final de una película dependerá del ritmo. El guión sugiere el ritmo y el montaje. Una película es el producto de un trabajo colectivo” explicaba este guionista.

Si bien Tullio Pinelli escribió para otros directores como Alberto Lattuada, Dino Risi, Pietro Germi,Antonioni y Mario Monicelli; y también, Federico Fellini trabajó con otros guionistas como Brunillo Rondi, Tonino Guerra o Bernardino Zapponi. Pinneli siempre será reconocido como el guionista que le dio vida al mundo Fellinesco: capaz de convertir el realismo social a un espectáculo fantástico.

 

Tulio Pinelli murió a los 101 años en Roma el 2009.

Dolce vita

La Dolce Vita     (1960)

Todo lo que necesitas saber y más de Quentin Tarantino

Quentin Tarantino es considerado como uno de los cineastas mas influyentes de la generación de los 90` . Cinéfilo y sin estudios y experiencia en dirección, rodó su primera película, “Reservoir Dogs”(1992); historia tensa y cargada de violencia de un grupo de delincuentes, que cimbró la escena cinematografica mundial. Poco tiempo y su obra prima fue seguida por “Pulp Fiction”(1994), película con un reparto de lujo que se transformó en un homenaje a los comics y la cultura pop. Despues vinieron “KillBill”(2003), “Bastardos sin Gloria (2009), entre otras celebres películas, que lo han coronado como director de culto.

Y es que Tarantino tiene un sello particular. Su universo creativo: irreverente, sorprendente, cargado de estetizacion de violencia, humor negro, quiebres narrativos, cultura pop, entre otros elementos, se ha transformado en una escuela para muchos.

pulp fiction

   Reservoir dogs

Reservoir Dogs                                                                                         Pulp Fiction

Compartimos un entrevista realizada por su amigo, el cineasta Robert Rodriguez, en el programa “The Director`s Chair” . Una hora y media de conversación donde Tarantino relata parte de su historia, su llegada a Hollywood, anécdotas personales, y los porqué de su estilo independiente y forma de realizar películas.

“Siempre he pensando que las peliculas se harian mejor si las hacemos como las novelas” precisa Tarantino, cuando le preguntan del modo de narrar sus historias, a través de sorpresas y giros repentinos. “Me gusta confundir a la gente: dejo las migajas que los llevan a una direccion y después las uso en su contra”, son algunas de las respuestas del director.