Mara Pescio, connotada guionista argentina de cine y tv será consultora en ViñaLab 2015

Mara Pescio: es una prestigiosa guionista argentina de cine y televisión, docente e investigadora de la Universidad de Buenos Aires y de otras universidades del mundo.

Ha colaborado en la realización y supervisión de guiones con distintos realizadores entre los que se destacan: Lucía Cedrón, Diego Lerman, Juan Minujín, María Victoria Menis, Jorge Gaggero, Pablo Fendrik, Pablo Lago y Doc Comparato.

Es autora y escaletista de destacadas ficciones televisivas para la Televisión Argentina como la recién estrenada “La casa” y también para la Televisión Azteca, “La Vida es una Canción”  y “Lo que Callamos las Mujeres”.

Becada en la Maestría de Guión de la Universidad Menéndez Pelayo, obtuvo una Beca de Perfeccionamiento Audiovisual del Instituto Valenciano de Cinematografía y un Subsidio para la Realización de Largometraje del Fondo Nacional de las Artes. Fue seleccionada en el Laboratorio de Guiones de Oaxaca 2013 organizado por el Sundance e Ibermedia y ha participado de la clínica de capacitación del Concurso Federal de Proyectos de Largometraje “Raymundo Gleyzer”.

También es parte del Comité del Programa Tareula organizado por Ibermedia y Egeda para guiones de largometraje. Y brinda permanente asesoramiento y supervisión a proyectos en desarrollo tanto de cine como de tv.

“La casa” ver Capítulo 1:

Alicia Luna, premiada guionista española invitada como asesora a ViñaLab 2015

Alicia Luna, considerada una de las mejores plumas del cine en España, será una de las asesoras de la segunda versión de ViñaLab 2015.

Los creadores seleccionados accederán a la posibilidad de intercambio escrito con la guionista, fundadora y directora de la Escuela de Guión de Cine de Madrid y ganadora de un premio Goya por su película “Te doy mis ojos”, en 2004, entre otros importantes galardones europeos.

Alicia Luna se caracteriza por construir historias que reivindican distintos espacios sociales y también de la mujer.  Sus inicios en el cine como guionista se remontan a 1999  con la película “Pídele cuentas al Rey, dirigida por José Antonio Quiróz. Otros film que ha escrito son “Sin ti”, de Raimon Masllorens, y “La vida empieza hoy”(2010) dirigida por Laura Mañá, que incursiona en temáticas sexuales de la tercera edad y los prejuicios sociales al respecto. También ha realizado guiones publicitarios y teatrales como “La voz de Doris Day” y “Encerradas”, y escrito los libros “Nunca mientas a un idiota (póker para guionistas y demás escribientes)” y “Matad al guionista”.

Alicia 2 IMG_5533

Alicia Luna además imparte talleres y cursos de guión por el mundo. Por supuesto en España, también México (Laboratorio de Oaxaca auspiciado por Sundance), Colombia (con Proimágenes), Puerto Rico, Bolivia,  Brasil (Laboratorio de Novas Historias en Brasil), Chile (Laboratorio de Guiones ViñaLab 2015).

Realiza a la vez asesorías y una nutrida carrera docente por distintas universidades, Master de guión en la UMASS de Masachussets (EE.UU.),  la Universidad de Aston en Birmingham (UK), la Universidad Carlos III de Madrid y es la directora y fundadora de la Escuela de Guión de Madrid.

“En un guion lo esencial, es el silencio, porque detrás de el, en lo subterráneo, algo trabaja”

Por Victoria Escobar

Emigró inconscientemente de la literatura al cine y  se  convirtió en una de las voces más respetadas cuando se trata de escribir películas. Y nos quedamos cortos,  cuando nos referimos a Michel Marx, considerado como la figura francesa más influyente y cotizada en el guion cinematográfico de habla hispana. Ha sido coautor y consultor en importantes guiones de cortos y largometrajes en África, Europa y América Latina. Por lo mismo,  a Marx le sobran las invitaciones,  y a menudo, se le puede ver como jurado en festivales de cine, o impartiendo talleres  en programas educativos y de desarrollo de escritura de guion.

Es un trabajo difícil resumir todo en  lo que divide su tiempo este guionista francés. Entre sus cursos regulares en la escuela Nacional Superior Louis Lumiere, sus participaciones en el Cinema Du Monde, en ABC Guionistas, y sus asesorías privadas de guion, están sus viajes recurrentes,  especialmente a Latinoamérica. El festival de cine  de Belo Horizonte, Guadalajara, o el CNAC de Venezuela, han sido algunas de las instancias en que ha intervenido últimamente.  Y por supuesto, en Chile, donde  ha sido jurado en el FICVIÑA en los últimos años, impartido charlas en DUOC UC,  y ahora en Septiembre, dará cursos en la Universidad Finis Terra.

Podríamos hablar horas de la experiencia de Michel, que desde Francia otorgó una entrevista a ViñaLab, con un toque de locura e inspiración. Te dejamos con un extracto, donde nos cuenta parte de su historia como guionista y algunos consejos sobre como escribir buenas películas.

Cuéntame. ¿Cómo fue que el mundo del cine te acogió? ¿Cómo pasaste de escribir revistas literarias, libros de cuentos a escribir guiones?

Había publicado Literatura y varias personas habían notado la particularidad –o digamos sin pretensión- la fuerza de mis diálogos, aconsejándome de escribir para el cine, que conocía solamente como espectador.  Así que le pedí a un  amigo que estudiaba cine como se escribía un guión para hacerlo, algunas bases.Me pregunto si tenía el tema, lo tenía, y comenzamos a escribir. En ocho meses hicimos un largometraje.Entonces me propuso postular al Centro Nacional de la Cinematografía (CNC), yo no sabía que era y la verdad pensábamos que no teníamos suerte de ganar, pero lo intentamos por el juego. Y ganamos el premio a unanimidad. Después fuimos convocados porque querían saber si detrás de nuestros nombres se escondía un guionista profesional.

¿Esa fue la película “Los Sensuales”(1990)?…Claro, ese premio te abrió muchas puertas

Claro, por haberme dado ese premio,  el CNC me propuso ser parte del jurado. Pensé ser echado en ocho meses pero al contrario. Después aconsejaron a Jeanne Moreau de tenerme como lector. Me llamó y yo, como soy de natura paranoica, pensé que era un chiste.Bueno eso duró dos años.Después el CNC me pidió leer para el Fond Sud Cinema y así comenzaron todas las proposiciones.Comenzaron las invitaciones de guiones en África, América Latina.Fue el principio de idas y vueltas hasta hoy, cursos asesorías, conferencias, a tal nivel que había olvidado que venía de la literatura.

Y respecto a lo último, ¿qué encontraste en el cine que no hallaste en la literatura? ¿Qué te cautivó?

Siendo sincero, en el cine nos divertimos y nos encontramos entre locos. En la literatura la soledad es más grande. Una “obra literaria” no se comparte, un guión sí, por ser más un dispositivo que un texto final. Eso es lo que cambia toda la onda si se puede decir así (…)Las bases son iguales, hay que tener una buena historia y contarla, pero el modo de vivirlo después es opuesto. En la literatura, el autor tiene relación con su editor y texto, pero en el cine todo depende también del director, montajista, actores…cada etapa obliga a la otra a abandonar. En Literatura nadie abandona a “su hijo”, pero el cine es una empresa, industria, una maquina a matar, y el que escribe no puede proteger su texto, sino dejar que pueda transformarse.

 

Fuente: Training and Networks

 

Hablando del guión. Según tu experiencia ¿Qué importancia merece el guión en la cadena de eslabones de la realización de una película?

Billy Wilder decía: “Un buen guionista es el que hace la cama del director y que cuando llega el director, sabe irse.” Y si me preguntas que pasa cuando el guionista es el director,  te respondo: como las mariposas que no deben comportarse como orugas, uno que cambia de papel,  también debe olvidar el anterior. Podría agregar que el guion es esencial porque es la fundación de la película,  pero el sonidista, el montajista,  te dirán lo mismo (…) Para mí todo se trata de una asociación. No puedo negar que dentro de ella,  el guion es fundamental, porque da el primer paso o nota, la ética (que puede traicionarse o respetar), pero como dice un proverbio, para bailar bien no hay que estar solo.

Sé que lees a menudo guiones provenientes de todos los continentes. ¿Con qué tipos de problemas te encuentres recurrentemente? Te he escuchado por ahí, que uno de los errores por ejemplo, es el exceso de explicación de los personajes.

El arma de un guionista es la elipsis, saber cortar hasta un punto en el cual cortar más,  signifique hacer una obra incomprensible. Ese punto es esencial,  y es lo que todo buen guionista busca (…) Siempre repito esto en mis intervenciones: en la vida nunca decimos la verdad y podemos vivir sin nunca decir lo importante, eso se llama vivir en sociedad. Desde la infancia aprendemos a esconder nuestros sentimientos y visiones. Si un niño ve una gorda, no puede decir “!mira mamá!, la gorda!”. A partir de eso, la vida es mentira y silencio. Y los autores cuando escriben, creen que sus personajes escapan de esta regla, cuando ellos son personas, que en verdad son sólo silencio. Escribir ese silencio es el talento y trabajo.Escribir bien,  es saber cortar. Andreï Arsenievitch Tarkovski decía que lo esencial es la presión del tiempo en el plano. Siguiendo la misma idea, en un guion el esencial, es el silencio; porque detrás del silencio, y abajo, en lo subterráneo, algo trabaja. Es ese sonido el que hay que dibujar, no las palabras.

Justo de eso quería preguntarte, de la capacidad del guionista de llegar a lo subterráneo de los personajes y tratar de ser un especie de psicoanalista  ¿Cómo se logra el equilibrio entre el llegar al subconsciente de los personajes y no involucrarse con ellos personalmente?

Podría cambiar el orden de tus palabras diciendo, que para que funcione el fenómeno de llegar al subconsciente de los personajes sin involucrarse, no hay que saber cómo hacer, sino saber dejarles hacer. ¿Se entiende? En el proceso de escritura, al igual que en la vida, hay momentos en que son los demás quienes te sorprenden, para bien o para mal, que te pueden decepcionar, capturar, etc. Cuando vives manejando la escritura de guion, te das cuenta de esto, de que si un personaje existe, no es solamente porque lo has creado, sino porque existe (como el viejo cuento de Golem, cuando la estatua decide actuar sin el orden de su creador).  Hablando de una manera más racional, lo que hace el psicoanalista, es permitirte que te atravieses a ti mismo, sin él involucrarse. Y eso viene de su experiencia, no de sus estudios. Porque él fue atravesado por tantas historias contadas en su consultorías,  y está cargado como una pila,  y sin contarte nada,  te pone en contacto con esos mundos paralelos, que tienen las respuestas a tus angustias y son reflejos invisibles que percibes y te muestran áreas de tu vida. Ese trabajo que hace el psicoanalista, es el mismo del guionista en el cine.

Por último. Has sido consultor de muchos guiones, pero sólo has escrito uno,  donde la idea original ha sido de tu autoría, que es el caso de “Los Sensuales”. ¿Te gustaría escribir otra película?

Pregunta central…Necesitaría una respuesta de más que unas líneas. ¡Necesitaría un guion!